Museo Chileno de Arte Precolombino

Culturas > Norte árido > Inka en Chile

el-inka-en-chile-700

Arte

Los textiles fueron uno de los recursos básicos del Estado, utilizados como símbolos de posición social, regalos políticos y en ofrendas. La vestimenta se diferenciaba por género y estatus. Los textiles inkaicos en el Kollasuyu combinaron la estética del Tawantinsuyu con los cánones tradicionales de la región. Lo mismo ocurrió con la cerámica ya que su producción local se mantuvo, recibiendo a veces las influencias estilísticas estatales, especialmente en las formas de las vasijas. En algunos casos, cerámica imperial Inka fue regalada a personajes locales de alto rango, en retribución a sus servicios al Estado y como parte de una tradicional política de reciprocidad. Los metales tuvieron un valor sagrado para los inkas, pues fueron un medio que vinculaba el mundo sobrenatural con la identidad social, el prestigio y el poder. Con oro y plata se manufacturaron finos adornos reservados para los personajes de alto rango y para el culto, mientras que el bronce era de acceso más popular y se usaba también para fabricar herramientas. Por su parte, el arte rupestre incorporó nuevos estilos. En el norte los característicos diseños de camélidos esquemáticos se convierten en la iconografía más común, aunque también aparecen representaciones de maquetas tridimensionales de campos de cultivo y canales de regadío. Hacia la zona central del país proliferan los grabados de figuras geométricas, similares a los motivos que decoran la cerámica Inka o de su influencia.