Museo Chileno de Arte Precolombino
 

Arte > Arte rupestre

Las pictografías de Tambillo

Las pictografías de Tambillo están en las paredes rocosas de ocho pequeños aleros, distribuidos a lo largo de unos 300 metros del estrecho y seco cauce del tramo superior de la quebrada de Quisma, a unos 20 kilómetros al este de Pica. Fueron hechas en técnica de pintura llana, muchas veces combinando dos o más colores y, en algunos casos, delineando los contornos de las figuras con otro color. Predominan el rojo y el blanco, en seguida el amarillo y el verde claro, siendo el color negro el más escaso.

Se aprecian variaciones en la forma de plasmar a humanos y camélidos, así como superposiciones entre motivos, sugiriendo que las pinturas fueron realizadas en diferentes momentos. El panel clave para establecer un momento inkaico en las pictografías de Tambillo muestra a la izquierda un diseño en forma de quipu, el instrumento de contabilidad de los inkas y a la derecha un personaje vistiendo el casco emplumado y la túnica ajedrezada propios del ejército cusqueño. Es difícil determinar qué hacen estas dos figuras en un lugar tan solo y desértico. Sabemos, sin embargo, que Tambillo fue siempre un hito importante en la ruta de tráfico entre el altiplano, el oasis de Pica y la costa, y que cuando los inkas ocuparon la región, hicieron pasar por el lugar un ramal de su célebre camino estatal. Tal vez, estas dos emblemáticas pictografías advertían a los viajeros que la ruta estaba bajo el control del Imperio.

Ubicación:
Quebrada de Quisma, Pica, I Región de Tarapacá

Línea de tiempo:

Aproximadamente 1000-1600 d.C.

Sitio:
Tambillo